Territorio

 Espalda

Breves alusiones históricas

El primer reconocimiento jurídico de la entidad del territorio de Lodi data del año 89 a. C., cuando Pompeyo Estrabón concedió a Lodi la ciudadanía latina; sucesivamente, en el año 49 a. C., Julio César concedió la ciudadanía romana a los ciudadanos de Laus Pompeia.

La Diócesis de Lodi surge en el año 374 d. C., asegurando ya en las épocas históricas más críticas, la cohesión y, por tanto, la identidad del territorio entero.

En 1158 se asiste a la destrucción de Lodi por parte de Milán, y a su reconstrucción, por órdenes de Federico I de Suecia, llamado el Barbarroja.

El siglo XV se caracteriza por dos eventos históricos importantes; la convocación del Concilio de Constanza en 1413, que ve acabar el Gran Cisma de Occidente, y el "Tratado de Lodi" de 1454, que da 40 años de relativa estabilidad a Italia.

La llegada de los austriacos, en el siglo XVIII, conlleva el pleno reconocimiento del territorio lodigiano; y de hecho en 1786, con la reforma de José II, el territorio asume definitivamente la forma de Provincia.

Durante el tumultuoso paréntesis napoleónico, la situación sufrió distintas modificaciones y, al terminar dicho período la Provincia adquirió también el territorio de Crema, tomando el nombre de Provincia de Lodi y Crema y permaneciendo así hasta septiembre de 1859, cuando la Institución fue abolida por el gobierno del Reino de Cerdeña. Desde entonces, incluso en la época fascista, el territorio de Lodi intentó recuperar su autonomía en varias ocasiones; sin embargo, sus expectativas se vieron decepcionadas en la fase Constituyente, cuando la institución de las Provincias en su forma actual determinó la unificación de Lodi a la Provincia de Milán. Sin embargo, la fuerte identidad del territorio de Lodi hizo que este siguiera persiguiendo su autonomía, con la constitución, en 1959, del Consorcio entre los municipios del territorio de Lodi, cuya incesante obra de sensibilización y de iniciativas en común consiguió obtener, por fin, en enero de 1992 el reconocimiento de la autonomía provincial por parte de la Cámara de Diputados y del Senado de la República. Con el Decreto Legislativo del 6 de marzo de 1992 n°. 251 del Consejo de Ministros y el sucesivo consenso de la Región Lombardía se instituyó oficialmente la Provincia de Lodi. Durante la primavera de 1995, se llevaron a cabo las primeras elecciones provinciales.

 

 

 

Breves alusiones geopolíticas y económicas

La Provincia de Lodi es una de las doce provincias de Lombardía. Limita al norte con la Provincia de Milán, al este con la Provincia de Cremona, al sur con la Provincia de Piacenza y al oeste con la Provincia de Pavía. El territorio provincial se divide en 61 municipios y, hasta el 31/08/2010, el número total de habitantes (ISTAT, 2010) era 227.330.

El territorio de Lodi se extiende en un área de 782 kilómetros cuadrados y está casi enteramente delimitado por el margen derecho del río Adda, y por los márgenes izquierdos del Lambro y del Po. Los elementos típicos del paisaje son precisamente los cursos de agua, tanto naturales como artificiales. Entre estos últimos, vale la pena recordar sin duda el canal Muzza, una auténtica obra de ingeniería hidráulica del siglo XIII, nacido a partir de la necesidad de regar los campos arcillosos y gravosos por naturaleza.

El terreno es típicamente aluvial, y la composición del suelo, sumamente fértil gracias a la incansable obra de saneamiento emprendida por los monjes cistercienses, hace que sea particularmente apto para los cultivos.

Estas características han orientado el desarrollo económico hacia la cadena agroalimentaria, es decir, hacia la transformación, la elaboración y la venta de productos agrícolas. El territorio de Lodi es, pues, uno de los centros italianos más importantes en cuanto a agricultura y ganadería, que constituye un polo de nivel europeo en el sector zootécnico: a las puertas de Lodi surge el Parque Tecnológico Padano, polo internacional para el estudio de la genética de los alimentos y para el respaldo y la innovación del sector agroalimentario.

 

La oferta turística del territorio

La Provincia de Lodi se distingue también por un valioso patrimonio histórico-artístico, gracias a la presencia de monumentos y obras tanto civiles como religiosas (antiguas casas de campo, castillos, iglesias y abadías monásticas), y es famosa por la producción de la "Cerámica Antigua de Lodi” que, en el siglo XVIII y en la primera mitad del siglo XIX, gracias a la manufactura de los ceramistas locales como los Rossetti, los Ferretti, los Coppellotti y los Dossena, alcanzó el ápice de su expresión, tanto por la refinada perfección de la cocción "a gran fuego", como por la innovación y la exquisitez de las decoraciones policromas o monocromas.

El territorio de Lodi es también tierra de gastronomía con una cocina que se caracteriza por el uso de productos típicos locales, y por recetas inspiradas en la tradición popular, y es meta ideal para los apasionados de la naturaleza y de la bicicleta, gracias a las numerosas áreas de interés naturalista y a la presencia de una amplia red de pistas para bicicletas.  

 

Por último, la Provincia de Lodi, junto a las Provincias de Pavía, Cremona y Mantua, adhiriéndose en 2004 a una Convención para el desarrollo turístico del territorio que atraviesa el río Po, ha contribuido al nacimiento del primer gran Sistema Turístico italiano: el Sistema Turístico Po de Lombardía – www.podilombardia.it. Estas provincias deciden así convertirse en protagonistas también en el mercado turístico, uniendo sus prestigiosas peculiaridades en el campo de la cultura, del arte, del medio ambiente, de la tradición, de la gastronomía, de la hospitalidad y de la riqueza de un territorio vividero y perfectamente aprovechable.

 

Para ofrecer una herramienta útil para conocer el territorio, esta publicación abarca los siguientes temas: el arte, la arquitectura y los museos, propone itinerarios artísticos y religiosos, cicloturismo y navegación fluvial, parques, naturaleza y ríos, para pasar luego al turismo rural y enogastronómico.